Colores que sanan.

orar

En la búsqueda por ofrecer terapias alternativas que contribuyan a promover el bienestar físico y emocional me he encontrado con la terapia del color o cromoterapia.

Esta terapia podría decirse que es una síntesis de esas antiguas tradiciones que usan la energía del color que viene del sol y la tierra y que se puede canalizar a través de técnicas de proyección. Algo similar al Reiki, pero utilizando el concepto del color.

No existe duda de que los colores influyen sobre el estado fisiológico y físico de las personas. La piel es atravesada por las vibraciones luminosas, que actúan en función de su color y de la longitud de sus ondas. Al igual que los sonidos, los colores pueden ser armoniosos o disonantes entre si.

Cuando una molécula o una célula son alcanzadas por una onda lumínica cuya frecuencia y longitud de ondas son idénticas a las suyas, se produce una resonancia. Esta provoca cambios químicos y descomposiciones radioeléctricas. Todas las células vegetales o animales atraen vibraciones luminosas cuya longitud de onda y frecuencia vibratoria están determinadas de antemano. Del perfecto acuerdo entre dichas resonancias surge la inmensa variedad de matices y colores en animales y plantas.

Los colores son, en consecuencia, esenciales para nuestro equilibrio. Cada tono emana una vibración. Cada color posee un magnetismo particular, que despierta de forma inconsciente determinadas reacciones nerviosas y físicas. Es esencial saber utilizar esta paleta vibratoria en nuestra vida cotidiana; poder armonizar los colores entre si, dejarlos hablar en nosotros y de nosotros.

Utilizando el poder vibracional del color los terapeutas emplean los colores para que la persona pueda recuperar el equilibrio perdido a causa de padecimientos físicos, emocionales o mentales, por lo que además de contribuir a mejorar ciertas enfermedades, recientemente se ha demostrado, que la terapia del color contribuye a combatir el envejecimiento celular.

Algunos de los colores que tienen propiedades que promueven el bienestar y la salud son:

Magenta: Fortalece los riñones, la circulación, los órganos reproductivos y da una apariencia más juvenil a quien lo lleva. A nivel emocional combate los estados de tristeza y nos ayuda a dejar atrás relaciones indeseables.

Rojo: Activa la vitalidad, el metabolismo y la digestión. Contribuye al fortalecimiento del corazón y estimula la circulación. A nivel emocional estimula y alegra el espíritu.

Turquesa: Armoniza todos los procesos circulatorios y estimula el rejuvenecimiento.

Naranja: Promueve la regeneración de los tejidos. Emocionalmente es un color que ayuda a mantener el optimismo.

Amarillo: Fortalece el sistema linfático y el sistema digestivo. Es antiséptico y tonificante. Es un buen color para la mente.

Verde: Ayuda con los problemas respiratorios. Estimula el cerebro y el sistema digestivo. Es un color tranquilizante, sedante, ideal para los problemas de insomnio y los nervios.

Azul: Es un color refrescante con propiedades antisepticas y calmante por lo que reduce el dolor. Puede favorecer el crecimiento espiritual y equilibra los patrones del sueño.

La terapia del color es una terapia suave, ya que no es tóxica ni tiene efectos secundarios, pudiendo ser aplicada en cualquier edad y asociarse con la medicina alopática para potenciar sus efectos.

Artículos relacionados: como llamar a tus angeles , 101 frases para reflexionar , vivir con proposito

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *