Abraza tus imperfecciones para deshacer tus miedos.

¿Por qué las personas buscamos, constantemente, la perfección, sino existe?
Los seres humanos venimos equipados con virtudes y defectos; por mucho que intentemos no equivocarnos, es imposible no hacerlo.
Buscamos la perfección constantemente a lo largo del caminar de nuestra vida, desde nosotros mismos, desde nuestro aspecto físico, hasta en el trabajo, intentando no equivocarnos, haciendo hasta lo imposible para que todo salga a la perfección, y así, de esta forma, llegar a alcanzar nuestros objetivos.
Aceptar nuestras imperfecciones nos da miedo, miedo por si, debido a ellas, no le gustamos a los demás. Miedo por si no nos aceptan o nos critican, miedo por si nuestras debilidades y carencias llegan a separarnos de lo que deseamos.
Cuando buscamos constantemente la perfección estamos rozando siempre la infelicidad, la insatisfacción y la frustración personal.
Solo aceptándonos tal y como somos, con nuestro lado que es iluminado y perfecto y con ese lado que esta en la sombra y con defectos, podremos deshacernos de nuestros miedos, que solo son la causa de nuestro estrés y descontento.
Para estar en paz con nuestras imperfecciones lo primero que tenemos que hacer es mejorar la relación que tenemos con nosotros mismos, tenemos que ser capaces de sentir respeto, compasión y amor incondicional por la persona que somos. Esa conciencia y aceptación de los propios fallos y defectos también nos hará ser
más comprensivos y compasivos con los de los demás.
Si no conocemos, aceptamos y asimilamos nuestros defectos ¿cómo avanzaremos en la dirección que queremos? Son los defectos y carencias los que nos impulsan a aprender, a crecer, a mejorar, a crear, a intentar algo nuevo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *